movies_the_big_lebowski_walter_sobchak_john_goodman_wallpaper-other

“Nihilistas, hay que joderse! Dirás lo que quieras sobre el nacional socialismo pero al menos era una doctrina.” 

Ahora se lleva mucho ser ecléctico, que es una manera muy sofisticada de darse importancia y que me viene de perlas para hacerme el interesante con las rapazas del pueblo, fácilmente impresionables con una media melena, unas Converse oficiales y un calificativo semejante. No es que me fuese mal antes, cuando presumía de otras cosas, incluso en una ocasión me llegaron rumores sobre una discusión entre una madre que me acusaba de vago e indeseable y su hija mayor, que alegaba adorable nihilismo en mi defensa. A toro pasado, no me duelen prendas en reconocer el ojo clínico de  Doña Margarita, para que nos vamos a engañar, pero por entonces yo era joven y vengativo, así que la cosa terminó en la playa de Lourido, regalándonos la niña y yo nuestras flores sobre una manta de ídem.

“¡¿Es que todo el mundo se ha vuelto loco?! ¡¿Es que soy el único por aquí que no se caga en las reglas?!”

En el azaroso mundo del fútbol y su relato, a día de hoy, la más mínima convicción corre el riesgo de ser degradada a puro dogmatismo por obra y gracia de esta nueva cultura de recto ancho y tacto esponjoso, que lo mismo aplaude un jugada hilvanada que una patada alevosa y que no se sonroja en elevar a los mismos altares a un creador como Iniesta que a una fotocopiadora como Luiz Gustavo. A estas alturas, uno está dispuesto a aceptar pulpo como animal doméstico pero no es realista pensar que podrá convivir en el mismo acuario con un mejillón, lo siento por quién tuviese semejante ocurrencia en mente para demostrar su eclecticismo incluso en el campo de las mascotas. Difícilmente se puede abrazar dos ideas contrarias de raíz. Cuestionable declararse admirador de Klopp y de Guardiola y establecer una comparación al mismo nivel cuando uno ha declarado que la propuesta del otro casi le aboca “a la práctica del tenis” y este ha respondido al coronarlo como “maestro del contragolpe”, con lo que ello significa en su idioma particular.

“¿De qué cojones estás hablando tú?… Te estoy hablando de trazar una línea sobre la arena, Nota; más allá de la línea es imposible.” 

Más allá de las pasiones que levante cada cual entre sus adeptos, sean dogmáticos o eclécticos los corazones de los hombres, lo cierto es que Pep Guardiola ha vuelto a dar una pequeña lección a quién ha preferido comenzar el partido ante un micrófono. El gélido saludo final y las posteriores declaraciones, se me antojan las respuestas proporcionadas del técnico de Santpedor ante una bravuconada innecesaria que a buen seguro no le habrá gustado lo más mínimo, celoso guardián de su creación y educado contendiente, correcto y respetuoso hasta la saciedad con los méritos de cualquier contrario. Un o-3 rampante en el marcador y dos cambios precisos y concretos para señalarle a Klopp lo errado de sus comentarios y advertirle, a su manera, de que todavía le quedan tres años de enfrentamientos habituales por delante, tiempo que se me antoja suficiente para aburrirlo hasta la saciedad; también de perder.

“¿Ves lo que pasa, Larry? ¿Ves lo que pasa cuando das por culo a un desconocido Larry? ¡Esto es lo que pasa cuando das por culo a un desconocido, Larry!”

 

Imagen de hdwpapers.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s