groupieanecdotariodelrockblogspotcom

Cada poco tiempo, mucho menos del que sería aconsejable desde mi modesto punto de vista, España se despierta alborotada por los gritos lastimeros de quienes denuncian la encarnizada persecución que sufren los dos grandes del fútbol español. A bote pronto, uno tiende a imaginar tal cosa como un señor montado en bicicleta, pedaleando brioso a rebufo de un fulano acomodado en una moto, sin gastar un suspiro, pero lo cierto es que estas gentes sienten tal acoso como algo auténtico, físico, frío. A la luz de sus gigantescos presupuestos, el cariño que les profesa la Agencia Tributaria y sus legiones de fieles dispuestos para la batalla, cuesta entender tanto recelo, aunque también costaba creer en un Guti ilustrado y un día se presentó ante nuestros ojos con gafas y chiva bohemia, tan próximo al pseudónimo y a las tertulias del Café de Pombo, que a punto estuve de adjudicarle una greguería, en lugar de un taconazo. Si nos engañan los gobiernos, imaginen ustedes las apariencias.

Ha dicho Víctor Valdés que existe “una maquinaria en contra del Barça” y a mi me suena la cosa a leyenda antigua, de cuando se mentaba a un dictador fascista por un fuera de juego de un palmo. Uno creía estos complejos totalmente superados pero la necesidad, casi vital, de Rosell por reivindicar la obra de Núñez y contraponerla al legado de Cruyff, ha ido degenerando en esta regresión progresiva a los viejos vicios y los malos hábitos que tanto daño nos hicieron en su día, tras años felices de ganar sin excusas y de ver reflejada nuestra histórico victimismo en los enemigos de contienda, incluso en los que dejaron de ofrecernos la mano tras la derrota para tomar el camino del piquete de ojos “como arma mortal”también asediados por imaginarias amenazas.

Se despierta flamenco un futbolista y al minuto tiene una legión de palmeros acompañando su quejío, el sino del hincha moderno, que se le va a hacer. Sin saber como, el antiguo torcedor ha mutado en una suerte de groupie aparecido en el fútbol por la falta de referentes masculinos en el pop actual, incluso femeninos, tan capaces de celebrar que su ídolo les escupa desde un balcón como de somatizar sus preocupaciones y temores. El asunto ya apuntaba a tragedia atendiendo a las cifras de venta de camisetas de David Beckham pero la mayoría prefirió mirar hacia otro lado mientras unos pocos, advirtiendo lo que estaba por llegar, nos refugiamos en los bares  buscando consuelo y algo de esperanza para el viejo fútbol, aquel que un día se jugó sin necesidad de Touch Éclat de Ives Saint Laurent y dónde nadie en su sano juicio se creería que Marilyn Manson es Paul, el amigo de Kevin en ‘Aquellos maravillosos años’

“Mira esto: Toda una generación de Cenicientas esperando zapatillas inexistentes.”

Casi famosos

Foto publicada en anecdotariodelrock.blogspot.com

3 comentarios en “Groupies

  1. ¡Insultantemente bueno, Cabeleira! So pena de perder el afecto recientemente ganado de su queridísima madre, queda usted citado a la puerta de Santa María del Mar, al caer el sol. Elija usted el hierro: florete o espada. Por cierto, si no aparezco no vaya a pensar según qué cosas…será el tráfico, que en estas fechas está fatal. O como diría Krahe, que me viene mal. Magistral escrito, sí señor. No olvide presentar mis respetos a su madre. Saludos y feliz Navidad, Rafa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s