tommie-smith

Sostiene mi estimado Jorge Martínez, el periodistaparia.com, que el odio profesado por los pueblos de la costa a las gentes de Madrid está basado, sobre todo, en la dura disciplina que estos nos imponían durante sus vacaciones estivales en nuestras playas, especialmente si uno era de aquellos niños que echaban una mano en el bar de casa, ya fuese de forma vocacional o fuertemente presionado, como era mi caso, nunca del todo convencido de esa necesidad vital de trabajar a la que todo el mundo aludía. “Por la mañana nos ganaban el partido de fútbol, por la tarde nos levantaban a las chicas y por las noches les servíamos el granizado.”

Antes de Irse a Madrid, que primero fue un título recopilatorio y después una amenaza cumplida, Manuel Jabois se vino a vivir un tiempo a mi pueblo, perfectamente consciente de que antes de tomar Madrid, uno tiene que tomar Campelo, por lo que pueda pasar. Cosas de la vida y su lógica aplastante, en lugar de toparse conmigo en la carnicería, que es lo habitual entre vecinos, se topó una tarde noche con Juan Tallón, que es de Vilardebós pero pasaba por allí, en milagro que decidimos celebrar hasta altas horas de la madrugada, pues las bajas se nos quedaron cortas y Pontevedra, pequeña. Unos meses después abría yo este infame blog.

Parece que el reencuentro es inevitable y antes de dejarme caer por Madrid, de la mano de Juan y de Manu, me gustaría dejar claras estas dos cuestiones. La primera es que yo no odio a Madrid, muy a mi pesar, también es cierto, pues tras una infancia de tiranía blanca y cantinela de señorío, no me negarán que lo normal sería albergar algún resquemor, un cierto deseo de que ardan todos en el infierno y esas cosas de niño culé atormentado, pero nada, ni un triste arrebato por mucho que lo intente. En cuanto a este nuevo vicio de escribir, presentados les dejo a los presuntos culpables. Y si leyendo les parece evidente que no paso de cantante entre escritores, esperen ustedes a comprobar el verdadero alcance de esta farsa cuándo descubran que, además de lo consabido, resulta que tampoco soy negro y para colmo, me dan mucho miedo las alturas.

“Lo bueno es llegar con la boina y la maleta de cartón, y a los cinco minutos ser de Madrid.”

Joaquín Sabina

Fot publicada en taringa.net

3 comentarios en “Irse a Madrid.

  1. Le diré que yo tampoco odio Madrid; es más, ni al Real consigo odiar (aunque tampoco me empeño en ello). Y en cuanto a lo de cantante entre escritores, quizá, pero todo un Franck Sinatra, nada más y nada menos. Como no hace mucho tuve ocasión de comentarle a Tallón a propósito del vértigo y las alturas, con la de medicamentos que hoy hay para casi todo y lo bien que se ve todo desde ahí arriba, usted, llegado el caso, no le haga ascos a nada; que no están los tiempos como para eso. Gran escrito el suyo, Rafa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s