1245951583_extras_albumes_0

A primera hora de la mañana, que es cuándo yo ojeo la prensa y leo PornHub, me topé ayer con un artículo magnífico de David Gistau en el ABC, ese periódico que algunos culés compramos a hurtadillas para leer a Hugues, en la clandestinidad, incapaces de abandonar cierta adicción por el relato, nuestra única victoria de prestigio frente a las deportivas del eterno rival durante tantos años. Decía que el artículo de Gistau me pareció magnífico y lo mantengo, pese a que no puedo estar más en desacuerdo con él, a quien intuyo empeñado en dar la razón a un amigo común que vive convencido de que “Guardiola saca el periódico deportivo catalán que todo aficionado del Real Madrid llevamos dentro.” 

A Gistau le parece que su labor resultaba más sencilla en Barcelona “donde el custodio de la esencia era él, ya que Cruyff le traspasó la tutela del canon.” Semejante reflexión invita a pensar que este señor no ha abierto un ejemplar de Mundo Deportivo en mucho tiempo, lo que no es asunto para echar en cara y, bien al contrario, me parece digno de una sincera felicitación. Cruyff y Guardiola son el enemigo para el sector más poderoso de la prensa catalana, estimado Gistau, y si durante algún tiempo los soportaron fue solo por una sencilla razón: “Me aplauden por que gano; ya veremos cuándo deje de ganar”. No hizo falta tal cosa y solo con abandonar el cargo y tomar distancia, cualquiera pudo comprobar hasta dónde llegaba la inquebrantable lealtad de la prensa, todos en fila para rendirse al sustituto, todavía con las manos ensangrentadas tras una traición silenciosa y silenciada.

Sobre las inquietudes estéticas de cada uno poco o nada tengo que alegar, pero sí hay un detalle que, tanto Gistau como su referido Beckenbauer, no deberían obviar y que el bueno de Pazos resumía en ‘Airbag’ de la siguiente manera: “Mira nena: aquí hay una cuestión; el concepto es el concepto, esa es la cuestión.” Y el concepto es ganar o morir, asunto en el que no parece desencaminado Guardiola y su método, pese a no ajustar su propuesta al gusto de todos y cada uno de los consumidores. Quizás sea este suficiente motivo para su definitivo destierro a la luna, como reclaman algunas voces, pero yo aconsejaría no dramatizar con estas cosas pues ya sabemos como son de histéricos con las formas algunos líricos y estetas. Ganar o morir, estimado Gistau, o como gustaba decir a ese señor que flota sobre todo su artículo pero sin nombrar: “Bonito, bonito, bonito no es entrenar al Real Madrid. Bonito, bonito, bonito es ganar con el Real Madrid”.

“Yo quería una mujer y solo veo un competidor… ¡Competidor, competidor, competidor!”

La costilla de Adán

Fotografía publicada en http://www.cinempatia.com

2 comentarios en “La costilla de Gistau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s