Little_boy_boxer

El partido estaba siendo como esas comidas familiares de los domingos, dónde un padre, una madre y una cuadrilla incontable de hijos se disponen a dar cuenta de una olla de caldo, a ser posible en silencio. Como los niños son niños, y todos sabemos lo que pasa con ellos, la calma dura poco y enseguida comienza a sonar un barullo sordo pero constante, in crescendo, hasta que al padre se le agota la paciencia y golpea la mesa con la palma de la mano, violento, recordando quién manda y quién ha llenado los platos de comida: “¡Mi casa, mis normas!” Eso mismo hizo Messi ayer en el santiago Bernabeu, después de no haber movido un músculo apenas, durante la media hora que duraron los fríos entrantes.

Como Madrid es tierra de tradición taurina, a Leo le reconoció el gesto el tendido con un mechero a modo de clavel, a buen seguro que con un beso y ardientes deseos alojados junto a la piedra. Lástima  que él no acertó a besar y devolver el presente, por lo que imaginé a alguna joven mocita disgustada por el desprecio del matador, absorto en su enésimo momento de gloria sobre un campo que comienza a sentir tan propio como el mismísimo Camp Nou. La mocita suspiró, afligida, y a su vez suspiró Martino, aliviado. El técnico de Rosario, pese a las malas lenguas y los militantes de salón, se ha ganado ya un lugar permanente en la historia del club, pues de su mano hemos descubierto la verdadera acepción de la palabra banda, dibujada con mimo en el lado derecho del frente culé ayer, en retrato magnífico del desastre, el caos y las guarderías infantiles, todo en uno. Se suele decir que en el fútbol se compite como se entrena y así, Dani Alves parecía estar tocando la guitarra, Neymar confundía a Marcelo y Di María con Mickey y Minnie, mientras Hernández, siempre puntilloso, no acababa de decidir si el césped se ajustaba a derecho o si debía solicitar la suspensión cautelar del partido, al menos hasta que llegase su propio jardinero y arreglase el desaguisado, algo habitual en tipos como Xavi, Gatsby o yo mismo; fulanos con oscuros principios y peculiares obsesiones, sin más.

En cuanto al Madrid, poco que decir que no hayan dicho ya las banderas del relato, ese que emigró a Madrid por falta de practicantes en Barcelona, apenas subcontratas del éxito y del poder en los últimos tiempos. Me quedo con esa sensación de cambio de ciclo con que comenzó el partido y la normalidad final al comprobar que, como en la canción, “la vida sigue igual”. Me recordó mucho al día en que, el hijo de Don Darío, viejo marinero y padre ejemplar, se graduó como Guardiamarina en la Escuela Naval de Marín. Para celebrarlo, se preparó en casa una merluza de impresión, que en familia humilde se comía de una misma fuente, a falta de platos, con el pez formando en círculo, los cachelos en medio y la familia rodeándola, como los indios al General Custer en la batalla de Little Big Horn. Doña Elvira, orgullosa, quiso agasajar los méritos del muchacho y giró la fuente hasta situar la cola del pez frente a él, la pieza reservada habitualmente al cabeza de familia. Don Darío observó el movimiento arqueando una ceja, como Ancelotti, y volvió a girar la bandeja a su vez, hasta devolverla a la posición habitual, disconforme. Entonces Doña Elvira trató de repetir la operación pero una mano sujetó la suya y unas palabras le mostraron el camino, el mismo que ayer señaló Leo Messi en el Bernabeu: “Elviriña; deja estar el mundo como está”.

“No deben burlarse, a mi mula no le gustaron sus risas; llega a pensar que se ríen de ella. Pero si se disculpan, como se que harán, quizás la convenza de que no fue su intención.”

Por un puñado de dólares

 

Foto publicada por @History_pics

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s