neymar--644x362

La panacea tiene precio y se calcula rondará los seiscientos millones, así nos lo explicó un maravilloso vídeo informativo emitido ayer por Digital Plus, durante el descanso del derbi barcino entre Espanyol y Barça. El infomercial, pleno de azules y cisnes unánimes, me hizo pensar en un primer momento en ‘Sonatina’, el famoso poema de Rubén Darío, quizás porque ése era el objetivo de los publicistas, el de transportarnos a un mundo ideal de cielos abiertos y sin nubes, pleno de toboganes y agua cristalina por la que nos deslizaron hasta caer en el regazo de una madre, universal y culé que, generosa, nos ofreció su pecho. Pronto se difuminó la poesía y el vídeo degeneró en una vil charlotada, como cabía de esperar con semejante cuadrilla, y me embargó la certera sensación de encontrarme frente a la última gran ocurrencia de Nueva Rumasa. Ahogué un grito de dolor con esfuerzo y apenas suspiré. “La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan por su boca de fresa.”

Durante el partido, últimamente el único refugio dónde uno se reconoce verdaderamente culé, demasiado alejado ya por principios de todos las gasas y velos que envuelven al club, nos quedó la certeza de que la princesa es Neymar y para colmo está de lo de Cesc; cada día se parece más a El Principito. Como comprenderán, con tanta lírica y tanta realeza, cuesta sacar adelante los partidos aunque les reconozco el mérito de, al menos, lograr hacernos pensar. Decía el maestro Camba que, del fútbol, no se sacaba desarrollo alguno para la juventud más que “el de pies y pantorrillas”, y a buen seguro que se llevaría una soberana alegría al comprobar cómo, estas dos estrellas del balompié, son capaces de obrar el milagro y generar entre la afición corrientes de pensamiento, grandes teorías y encendidos debates, defendiendo unos la plena existencia del ‘cuatro’ y el ‘once’, y negando otros tal afirmación, calificándolos de meros mitos y leyendas interesadas. No es el debate sobre la razón pura pero tiene su aquel, la verdad.

El mejor del partido fue Clos Gómez, quien hizo honor a su fama y mintió a cada golpe de silbato, como ya nos habían advertido en su día: “El señor Clos, miente”. La justicia le puso su gracia a un partido que, por momentos, degeneró en un Norwich-Sunderland de suplentes. Por el precio de uno, los contendientes nos regalaron dos partidos diferentes con el pero de que, el bueno y potable, duró diez minutos. Dio tiempo a ver a un Busquets que sería capaz de sostener la cúpula de San Pedro del Vaticano sobre sus hombros, si se lo pidieran, y a un Messi con cara de querer hacer daño, como esos niños gamberros que sonríen antes y después de romper un jarrón. Ayer, en medio de Sarajevo, a Leo  le debió de parecer que ya había demasiada destrucción a su alrededor, así que detonó de manera controlada un penalti providencial, ganó el partido y de camino a casa paró a comprar una lasaña y alquilar un dvd, a buen seguro, alguna comedia romántica con la que relajarse sintiendo el roce de Antonella, bajo una manta cara y esponjosa, alejado del mundo, en su majestuoso sofá.

Y para poco más dio el derbi de Cornellá, pleno de pisotones y despropósitos, en un estadio de diseño como el que ahora pretenden colarnos a los culés. Nadie sabe cómo va a ser pero ya nos han dicho el precio, que es como sentarte en un restaurante ruso, no entender la carta y ponerte a pedir sin saber, haciéndote el entendido y el interesante, todo por no reconocer que no tienes ni puta idea de lo que están ofreciendo salvo el precio, perfectamente especificado en dólares y en euros. Bien haría el socio culé en dejar las demostraciones de sibaritismo para los clubes gastronómicos y los Gin Tónic de los viernes. No seríamos los primeros idiotas en hipotecar nuestra vida por querer aparentar y tirarnos a la pelirroja del vestido negro. Seny, amics, o como dijo aquel, “algún día prendrem mal.”

¡Pobrecita princesa de los ojos azules! Está presa en sus oros, está presa en sus tules, en la jaula de mármol del palacio real.  

Sonatina, Prosas profanas y otros poemas.

Foto publicada en ABC.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s