f21b1fe87220cb764d88cc0272ad99b8

Ciertamente, no debe suponer un gran mérito ni esfuerzo seleccionar la más fenomenal de entre todas las mentiras y embustes con que, la actual junta directiva del Barça y su coro de pájaros cantores, nos has regalado los oídos en los últimos tiempos, en especial, a cuenta de la repentina necesidad de atacar la mayor inversión en la centenaria historia del club sin reservas, en una demostración de fe sin ningún parangón en la historia. A los cristianos quería ver yo si, llegado Pedro a Roma, les dice que él es la primera piedra y que las demás rondarán los seiscientos millones de euros, que no se cuánto será esto en denarios o lo que fuese que utilizase esta buena gente para pagar, pero seguro que lo lanzaban al Tíber. Buena gente, sí, pero no tan estúpida como la que, el próximo sábado día 5, dará su voto a una propuesta menos palpable y visible que las carnes del espíritu santo, puro idealismo y credo asumido.

“Si no llevamos adelante esta reforma, perderemos competitividad con respecto a los otros grandes clubes europeos, y ésta es una desventaja que luego, difícilmente, podremos recuperar”. He aquí la gran mentira, el coco que todo lo mueve en Barcelona, el hombre del saco blanco y la Santa Compaña catalana todo en uno; el Real Madrid. Casualidad o no, lo cierto es que no conozco un solo aficionado del Barça que no considerase el propio como uno de los mejores estadios del mundo y no presumiese de él hasta antes de ayer, más o menos cuando Florentino Pérez presentó su propuesta para convertir el Bernabeu en el ‘Enterprise’ y desató una ola de pelusa azul y grana como no se recuerda otra. Florentino siempre nos predispone a aceptar cierto embuste de los nuestros, aunque solo sea la puntita.

El F.C. Barcelona es el segundo club del mundo con mayor presupuesto, solo aventajado por el Real Madrid quien, pese a la perspectiva errónea habitual, solo ha ganado nueve entorchados europeos en su historia, lo que le convierte en el más laureado de los habituales contendientes, eso por supuesto,  pero no en el único competidor como muchos parece creer. Alejados en casi cien millones de euros, los siguientes en la lista son el Manchester United y el Bayern  Munich. Uno no parece sentir esa necesidad imperiosa de abandonar su teatro de sueños y al otro, su maravilloso y moderno estadio no parece haberle reportado el dinero suficiente para codearse, a nivel presupuestario, con los dos colosos del fútbol mundial. Y sin embargo compiten, del todo ajenos a estos temores que nos asolan en Barcelona, dónde algunos solo atisban un problema a tener en cuenta; las aspiraciones del Madrid.

¿Necesita el Barça un nuevo estadio y más negocio para seguir siendo competitivo? Mi respuesta es que no, que sería mucho más conveniente una directiva que optase por reducirlo, por gestionar adecuadamente recursos que ya son ingentes y por atenerse a las necesidades reales del club; un acondicionamiento racional del Camp Nou y un nuevo Palau Blaugrana. Todo lo demás, son ínfulas y oportunidad de negocio, ya veremos para quién, en principio dudo que para el propio F.C. Barcelona, que me recuerda demasiado en esta historia a la caja de un ayuntamiento, una diputación o un ministerio cualquiera; veremos quién paga los platos rotos al final del banquete pues los habrá, siempre los hay con niños y borrachos a la mesa.

Y poco más que decir, pues me parece que está todo ya bastante manido, al menos entre los cuatro harapientos de siempre, pues el debate ha brillado por su ausencia en los grandes medios y los supuestos opositores siguen escondidos, por miedo al desgaste supongo, y esperando mejores augurios en las vísceras observadas. Uno le da muchas vueltas a las cosas y sin embargo es posible que la postura correcta sea la de quienes encojen los hombros y circulan, siempre con la botella llena y la mirada confiada, despreocupados y por el carril señalizado. Ojalá pudiese ser yo uno de ellos, alguien como aquel vasco del chiste al que le preguntaban si le parecía caro el Guggenheim y respondía que no, mientras metiera goles. Sería un gran alivio en estos días de madriditis y Qatar Airways, ideales para entregarse a la medicación y los viajes exóticos, tan alejado y apartado del mundanal ruido que no hubiese posibilidad alguna de que, a mi isla, llegase una sola noticia sobre a cuánto nos ponen el ladrillo, estimado Chusín.

 

Fotografía publicada por http://www.elconfidencial.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s