asamblea_barca

Lo maravilloso de la estadística es que uno casi siempre encuentra justificación para cualquiera que sea su argumento, tan útiles como un jersey negro en cualquier fondo de armario que se precie, pues van con todo. Al referendo del pasado sábado y resultados posteriores, los han seguido una serie de análisis que se me antojan a cada cual más interesado y fantasioso que el anterior, y que van desde la legitimación para el gobierno pacificado de la junta actual hasta el espaldarazo incontestable a sus planes de reforma del estadio y otros poemas. Una vez más, al aficionado y socio culé le están dando gato por liebre y lo que es peor, se lo venden como si se tratase de conejo de casa, criado en Catalunya, como solicitaba un famoso anuncio de radio que patrocinaba el consumo de carne autóctona.

Estos días han sido especialmente prolijos en columnas de opinión y análisis sesudos de los resultados, y por el albero han circulado algunas de las más afamadas espadas de la cuidad condal, con sus cuadrillas de subalternos y picadores engalanados, todos dispuestos a aliñar una faena del gusto del presidente y, si no a los máximos trofeos, al menos sí aspirar a una honrosa y vitoreada vuelta al ruedo, pues las temporadas no se componen de una sola corrida y más vale aprovechar bien las oportunidades para llamar la atención de los empresarios. De todos ellos, ninguno habla de la mayor certeza que nos otorgan dichos resultados: En el año 2010, 35.021 socios votaron a favor de una reforma menor en el Camp Nou, la construcción de un nuevo Palau Blaugrana y el desarrollo del Espai Barça. Cuatro años después, con la única novedad sobre el programa electoral de la reforma encarecida del estadio, solo 27.161 socios han renovado su apoyo; no parece avance alguno, me van a perdonar, y mucho menos nada parecido a una verdadera legitimación.

Para completar el dato, y que ustedes puedan hacerse una idea de cómo se comportan ciertas sinergias en Barcelona, les diré que en la famosa moción de censura contra Joan Laporta y su junta, en el verano de 2008, fueron 23.870 los votos favorables al desmantelamiento del cruyffismo. Con este argumento expreso solicitó el sí a la moción el actual presidente Bartomeu por entonces, no lo olviden, ahí están las hemerotecas y para el caso la de Mundo Deportivo resulta del todo excepcional, casi emocionante. Me parece un buen momento para que se sirvan ustedes una copa de lo que más se les antoje, se sienten en su sofá favorito y reflexionen con calma sobre si este tipo de votaciones, a la carrera y sin debate en el cual confrontar opiniones, conforman el mejor marco para tomar decisiones tan relevantes en el futuro del club. Beban sin olvidar que, por un escaso margen de apenas de mil votos, estuvieron ustedes a punto de decir no al Barça de Guardiola, un sueño colectivo por el que solo luchó la hoy llamada triste minoría.

“Verás, no voy a engañarte, ¿vale? Me importa una puta mierda lo que sepas o no. Voy a torturarte de todas formas.”

Reservoir Dogs

Fotografía publicada en blogspersonals.ara.cat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s