OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El verdadero interés del mercadeo futbolístico estival no reside tanto en el baile de nombres y cifras como en el de expectativas, al menos yo lo disfruto más. A ciertas edades, todavía suelen ser los sueños los que mueven el mundo y para un hincha joven y novelero, no hay nada más hermoso y perfecto que una alineación imaginada en verano, sobre la proa de una chalana de madera, mecido por el mar, mientras fantasea con los regates eléctricos de una imagen estática que ha visto en los periódicos. Echando la mirada atrás, todavía alcanzo a ver a un pollo con mucho pico comprando el Sport, a primera hora de la mañana, de camino a la vieja academia de estudios e inflado a suspensos como si careciese de pasaporte biológico; una avería cada verano. Ahora que lo pienso, cuesta creer que nadie propusiese mi nombre para renombrar semejante antro pues, al fin y al cabo, hacia la mitad del bachillerato, yo era la persona con más antigüedad en la empresa, muy por encima de cualquiera de los docentes contratados y, por supuesto, mayor que la acumulada por aquel director Sistiaga, un tipo falso y con cara de pervertido que llegó para sustituir a Don Miguel, cuando este se jubiló.

Por las escaleras, antes de enfilar la primera hora de clase, subía yo buscando los nombres de aquellos que habían de conducirnos a la gloria, a partir de Septiembre, entre páginas de papel pasadas con cierto desdén pero escrutadas con método y pasión. Algunos eran nombres del todo desconocidos, varios impronunciables, por lo normal desperdigados entre docenas de fotos golosas y rumores amables sobre los grandes y viejos anhelos de los aficionados. Pero si uno presumía de ser del Barça a conciencia, si sentía la agonía opresora del seny como propia, la soga del gasto, entonces era capaz de apartar la mirada de aquellos señuelos insinuantes y caros para centrar su atención en los que reconocía como verdaderos objetivos del club, fulanos de los que apenas sabías ni la nacionalidad, medio minuto antes, pero a los que solo podías imaginar, ya, vestidos de azul y grana, imposible concentrarse en matemáticas y otras fruslerías durante toda la mañana, claro, con tales desvelos; así me fue en los estudios.

Con el paso de los años y varios desengaños por el camino, pues todo suma, aquella emoción estival fue cediendo ante al empuje del más absoluto escepticismo, incapaz ahora de sentir ilusión alguna por cualquier fichaje, se llame cómo se llame. Aprende uno que los cromos también son ellos y sus circunstancias, como Ortega, que no es solo cuestión de quitar uno y pegar otro como quién compone un álbum; un futbolista no es un valor fijo con el que se pueda operar y calcular un resultado siquiera aproximado. De esto dio muy buen ejemplo uno de los grandes mitos del fútbol argentino, Néstor ‘el Pipo’ Rossi, en su etapa como técnico del Club Atlético Huracán, el ‘Globo’. Convencido de que el gol se compraba y de que su equipo necesitaba un buen puñado de ellos, insistió a la directiva en el fichaje de un especialista contrastado, nada menos que Norberto Conde, ‘el Beto’. Tras varias derrotas sin convertir un solo tanto, Rossi organizó una reunión para tratar el problema con sus jugadores y, al llegar el turno de Conde, le dijo: “Beto… A vos te llamaban ‘el Goloso’ del área. ¿Qué te pasó desde que viniste a Huracán?¿te agarró la diabetes? 

 

En el fútbol no hay misterios, salvo que alguien los quiera crear”

Néstor ‘el Pipo’ Rossi.

 

Un comentario en “Los cromos y sus circunstancias.

  1. El fútbol es como todo en la vida, el quiere puede y el que puede pero no quiere lo perdemos. Mire usted a Messi que este ańo parecía hasta apático cuando la pelota le llegaba a sus pies. A Messi este ańo también actuó como si tuviera diabetes, como si la pelota fuera de azúcar y si la tocaba la glucosa le subiría a 300 y por consecuencia entraría a un coma diabético y no podría llegar al mundial.

    Viva el Cholismo!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s