cagney

Con la actitud correcta y la justa concentración de alcohol en sangre, la imputación por delito fiscal del Barça puede ser vista casi como un título, aunque sea de villano. No me parece poca ganancia, tal y cómo ha transcurrido un año dónde el resto de aficiones comenzaban ya a tomarnos por locos, cuando no por meros idiotas. Con estas causas pendientes con la justicia se nos respetará un poco más, al menos eso espero, que cuando apenas movimos un dedo mientras se desmontaba un proyecto tan perfecto que nos pareció demasiado bueno para ser verdad, más acostumbrados al remiendo de oro, la moneda de plata y la segura derrota al final de cada capítulo. Puede que por eso, mi villano favorito siempre fuese el Profesor Moriarty pero no el de Arthur Conan Doyle, ni el de Guy Ritchie, sino aquel lobo de dibujos animados con capa, pipa, monóculo y sombrero de copa que exigía lo mejor del sabueso Sherlock, pues la maldad no tiene porqué estar reñida con el buen gusto ni el placer con la derrota.

Otro ejemplo de la popularidad que podemos llegar a alcanzar como club maldito es del Juventud de Cambados, equipo de Regional que hizo soñar a medio Salnés y cuyo presidente llegó a inspirar incluso canciones, como aquella tan famosa de ‘Os Papaqueixos’. A Juan Ramón Prado Bugallo, hijo de los Miñancos de Cambados y Sito para los amigos y vecinos, lo adoraba la gente como a un semi dios, una especie de benefactor amable y atractivo que se paseaba por Sanxenxo con un Ferrari Testarrosa; un Sonny Crocket a la gallega que gustaba de la ostentación como acicate para espolear nuestros sueños adolescentes. A Sito lo acompañaban siempre las mujeres más hermosas de las rías todas, altas y baixas, algunas llegadas incluso del interior o de ultramar y no necesariamente de una en una, lo que a mi se me antojó argumento suficiente para sospechar que no siempre el camino correcto era el más recomendable y por supuesto, no parecía el más divertido ni mucho menos, visto lo visto.

Con Sito Miñanco como presidente, el Juventud pasó de la categoría regional a ser el equipo más potente de la Segunda B. Se organizaban giras internacionales antes de que Florentino llegase a soñar siquiera tal cosa, pretemporadas en países exóticos como Brasil y Panamá y los encuentros con la prensa alcanzaron fama de orgías legendarias. Cuenta o exagera, alguno de los presentes, que primero se leía un breve comunicado, luego se hacían las preguntas justas y a continuación se accedía a un gran salón dónde les esperaba todo lo que un hombre dispuesto a dejarse tentar pudiese desear, lo mismo ostras que Benromach que trillizas rusas… Un despliegue tan exagerado que, mucho me temo, dejaría en mero guateque lo que fuese que se organizó en Picadilly para el padre de Neymar, según ha declarado esta semana Wagner Ribeiro.

Pensarán ustedes que el asunto no tiene ninguna gracia y que cualquier conducta criminal carece de encanto alguno, pero esto ya se decía de James Cagney, en su día. En ‘El enemigo público’, el grácil matón y su gran amigo de la infancia son tiroteados desde una ventana próxima, por una banda rival. Nuestro villano se libra por los pelos y mientras la gente se agolpa alrededor del cuerpo sin vida de su amigo, Cagney aparece de nuevo en escena, oculto tras la pared de un callejón, observando las consecuencias de una vida fuera de la ley; se ha librado de la muerte así que sonríe. La película levantó muchas ampollas en la América moralista de los años treinta pero la historia le ha hecho justicia y hoy nadie pone una sola pega a su merecido lugar en el Olimpo del cine. Quizás hacerles ver la parte buena de ser unos kinkis no sea la mejor idea que se me haya podido ocurrir pero, observando algunas de las otras propuestas, que van desde culpar al denunciante a obviar por completo la noticia, me pareció que esta podía ser una manera menos desvergonzada de tratarla y mucho más atractiva. Así que no sufran por mi alma, recen por las suyas y recuerden que los clubes buenos, como las niñas, van al cielo, sí, pero solo las malas van a dónde quieren.

 

“En la cima del mundo, mamá”

James Cagney en ‘Al rojo vivo

 

Fotografía publicada por canaltcm.com

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s