Leonel-Messi

El Barça se presentó en el campo del Levante como líder invicto e imbatido, y vestido de rojo carmesí que, a poco que uno se fije es color de nalga azotada, un tinte que resultó absolutamente premonitorio, a la vista del resultado final: cero a cinco. Cierto que el rival se dejó flagelar sin oponer la menor resistencia, casi se podría asegurar que consintió, y al terminar el partido no me costó imaginar a los jugadores granotas haciendo suyas aquellas palabras, agradecidas, de la esposa de Vernon, uno de los personajes del imaginario de Martin Amis. “Oh, Vernon, ¿no fue maravilloso? Oh, sí. Soy tan feliz. Ohh… Fuiste muy malo anoche, ¿sabes?”. A estas confesiones ya debe estar más que acostumbrado un Leo Messi que, sin llegar a ser democracia, propiamente dicha, resulta la cosa más democrática que existe sobre la faz de la tierra, además de la muerte, claro, pues todos los rivales resultan iguales ante sus ojos y ante su ley, que  no parecen ser de este mundo.

Tampoco resulta terrenal la plasticidad de Rakitic, más allá de sus censurables fobias. Decía Vázquez Montalbán, miren por donde, que los dioses del fútbol eran brasileños y croatas, y con porte divino, precisamente, cambia el juego este rubio balcánico, siempre en escorzo sutil y cortés para con el adversario, sin rastro de humillación ni desprecio en sus desplazamientos de balón. Rakitic juega al fútbol con la misma elegancia con que el General Spínola aceptó la rendición de Breda, apoyando una mano sobre el hombro del defensor que le entrega las llaves de la ciudad, amable y caballeroso. Si de mi dependiese, y aprovechando que ha salido a colación la obra de Velázquez, no me parecería exagerado que el croata luciese, a partir de ahora y en cualquier colección de cromos que se precie, a caballo, engalanado con una coraza negra, sombrero de ala ancha, banda de estado y el bastón de mariscal en la mano, señalando hacia la batalla, como el Conde Duque de Olivares pero con más seny y un buen golpeo de media y larga distancia.

Buen equipo este de Luis Enrique, que mantiene la sana costumbre de acudir en camisa blanca a los partidos. Amén de sus relojes de diseño, ayer azul con esfera negra, llama la atención, y se agradece, la tenacidad de Lucho en defensa de un color que, durante décadas, pareció maldito en el club y sus entornos, pues hasta ese extremo fuerzan algunos la mediocridad predominante. Vaya desde aquí una nueva petición en pos de una camiseta blanca con la que honrar a la ciudad “que lleva el nombre de nuestro querido club”, como dijo un ilustrado, esto por un lado, y por otro que nos aleje un poco más de tantos demonios blancos que apenas dan miedo si uno decide no mirarlos, se lo puedo asegurar. El adversario que, a mi entender, debería ocupar nuestros pensamientos en este momento, no es otro que el recuerdo del propio Leo girando sobre si mismo, en el centro del campo, y perdiendo la pelota frente al Chelsea de Di Matteo, con pocos compañeros a su espalda y las posteriores y catastróficas consecuencias, ya saben: el rojo carmesí, las nalgas azotadas, y la misma cara de tontos que si nos estuviese retratando Velázquez para formar parte de sus ‘meninas’.

“Deberían haber visto a Dios y en su lugar habían visto, adoptando los rasgos de su hijo bienamado, a aquel a quien la Biblia llama Satán, es decir, el adversario. “

‘El adversario’, E. Carrère.

 

 

Fotografía publicada en amqueretaro.com

 

3 comentarios en “El adversario

  1. Un nombre te voy a dar, querido Rafa, hablando de Rakitic. Y te lo daré a riesgo de ser un sacrílego malnacido. Pirlo. Ya está, ahí te lo dejo, para la poseridad. A mi me viene a la cabeza el italiano en el temple, el estilo y la ligereza del croata. Mucho más feo, eso si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s