faemino_y_cansado_5

Una semana más, al Barça no le hicieron gol de milagro, una estrategia tan digna y plausible como cualquier otra, supongo, al menos cuando produce los resultados deseados. Además, si uno lo piensa bien, en estos días en los que el club se encuentra en pleitos con todas las justicias posibles conocidas por el hombre, nada resulta más balsámico y reconfortante que saberse en paz con Dios y disfrutar de su cálido amparo, partido tras partido. No se asusten si, cualquier día de estos, se nos revela que el milagro habitual de cada Domingo formaba parte de las bondades recogidas en el vilipendiado contrato con Qatar, sin duda, otro gol de la actual junta directiva a la maldicente oposición.

Hablando de goles fuera del campo, en la semana previa al choque con los muchachos de Hierros Servando, marcó Piqué. Muchos comenzábamos a lamentar haberlo perdido para la causa de ‘la vie en rouge‘, quizás como consecuencia de la llegada de Luis Enrique o, tal vez, solo otra víctima inocente de un estado civil impropio de tiempos que se dicen modernos y civilizados: el de casado. Me pregunto en qué tipo de vil y miserable sociedad no puede uno aparcar un coche de alta cilindrada a la puerta de uno de los locales de moda de la ciudad, suponiendo que se lo pueda permitir. ¿Es que nos estamos volviendo todos locos? Ni el mismísimo Ari Gold habría zanjado mejor tan desagradable cambalache de como lo hizo Piqué. “Esta multa la va a pagar tu padre”, le dijo a un guardia urbano de quién, uno sospecha, es posible que vistiese una camiseta de Illarramendi bajo el uniforme oficial, aunque tampoco descartaría el disfraz completo de Batman, en estos tiempos locos que corren.

Por supuesto, no tardaron en aparecer los amantes del proselitismo para arrimar el ascua a su sardina y, de paso, otra alma descarriada al reino de los cielos. En Twitter, por ejemplo, un señor sugería que Shakira solicitase la colaboración del mismísimo Stevie Wonder, todavía presente en el imaginario de una generación entera como icono de la seguridad vial. “Culé auténtico”, que así es como se presenta el curioso consejero en su bío de la red social, me recordó, en un primer momento, a otras certezas improbables de internet como aquello de “real ex girlfriend revenge” o “pinche aquí y gane un Audi A4”, pero terminé por admitir que resulta tranquilizador saber que, ahí fuera, existe una legión de hombres y mujeres que se preocupan por el correcto descanso de los cuerpos ajenos y, por elevación, también de sus almas.

Para que a la semana blaugrana no le faltase de nada, como la admisión del propio término en los nuevos diccionarios de la RAE, apenas cuatro Champions League después, sin precipitarse, el sábado se celebró la asamblea anual de socios compromisarios quienes, en palabras más o menos aproximadas del teniente @JaumeTorres14, son unos señores que fuman puros, usan Varon Dandy, gustan de un Mascherano medicentro y todos, sin excepción, estuvieron en Berna, en la famosa ‘final de los postes’ del 61. Créanme si les digo que a la cita solo faltaron Arroyito y Pozuelón, con sus copas de cognac y sus camisas de seda brillante con chorreras.

Volviendo con Piqué, ya para terminar, y aprovechando que hemos topado con Faemino y Cansado por el camino, ¿recuerdan ustedes aquel número del psiquiatra y el enfermo que pretendía dejar de comer cordero? Lo mismo pasa con el central del Barça, a quién todas las recomendaciones ofrecidas para regresar a la élite le suenan a lo mismo: madurar, madrugar, entrenar, trabajar… Todas ellas palabras de tres sílabas, casi idénticas, confusas. En cambio, ¿saben con qué vocablo u recomendación no tendría Gerard, o yo mismo, ninguna duda al respecto, especialmente por tetrasílabo y fresquito? Con ‘cu-ba-ti-ta‘, efectivamente; el orgullo del tercer mundo.

 

Fotografía publicada por mallorcaquality.com

3 comentarios en “El orgullo del tercer mundo

  1. ¡Ay Cabeleira!, que me parece a mi que cuando al bueno de Luisinho le den la espalda los dioses de la suerte esa vamos a quedarnos como quien dice en cueros; en porretas, vaya. Pintar, esto pinta mal, a mic. Y mire Rafa que ahora hasta corren. Me dirá que las gallinas sin cabeza también, claro. Y llevará razón; llevará razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s