dsc_1086-19341

No somos pocos los que nos hemos alegrado al conocer la noticia de que la Federación Catalana de Fútbol, a través de su fundación, y en colaboración con la Real Federación Española, organizará una liga para presidiarios, a partir del año próximo, coincidente el anuncio con el feliz e inminente ingreso del ex presidente Núñez en prisión. Digo feliz no por rencor, ni con alegría contenida, solo por ser fiel a cierta escala de valores que suelo manejar un poco a mi antojo, según me convenga, y por la cual el encarcelamiento de delincuentes juzgados y condenados resulta beneficioso para la sociedad, más allá de si en su día soñaron La Masía o el mismísimo Monte Faraón en gallego, como aquel artista de Compostela.

Y dirán ustedes: “Esto ya no puede mejorar”. Pues sí que puede mejorar. Según apunta el subdirector de Mundo Deportivo, Francesc Perearnau, el President y su hijo han sido condenados por un delito que no habrían cometido, como el Equipo A, y él se afana en demostrar que el mundo conspira contra el verdadero barcelonismo, del que lleva años apuntando nombres y repartiendo flores. Más allá de aquella cuadrilla de Boixos que se acercaron al funeral de Vilanova, encapuchados, a rezar “por Tito”, el veterano periodista nunca ha escatimado elogios para socios responsables como Vicenç Pla, Oriolt Giralt, Robert Blanch o la última joya de la corona, el señor Nicolás Marín. Fundador de la nueva peña Nicolau Casaus, también se le conoce por ser el firmante de la denuncia contra Joan Oliver, Joan Laporta y Ferrán Soriano, por administración desleal del club.

“Ahora, sí, Cabeleira; ahora ya no puede mejorar, definitivamente”… ¡Hombres de poca fe! No se dice de nosotros que somos mès que un club por vicio, mis estimados, así que el amigo Jordi Sirera, aka @BruttoCat, ha desempolvado un vídeo en el que uno de los azotes de la mala praxis y el honor en flor del club, el tal Marín, pide perdón a tres hijos y una esposa que habría abandonado años atrás, por el método habitual de ir a por tabaco: “bajo un momento, mi alma”. Alertado por un periodista de que su hija menor andaba tras sus pasos, y con la misma camisa y corte de pelo con que anuncia, también ante las cámaras, la presencia de Jordi Cardoner para inaugurar la peña blaugrana de marras, el arrepentido Nicolás Marín pide perdón a su familia y a mi se me queda grabada una de sus súplicas, por descarnada y cañí: “Ablanda el corazón, Noelia”.

Y es que, estarán de acuerdo conmigo, ya no seremos un club modélico ni ejemplar pero podemos presumir de hacer reír a las chicas como ninguno. A Roger Rabbitt le bastaba con eso para hacer feliz a la impresionante pelirroja que tenía por esposa, bien dibujada y fumadora, de esas mujeres por las que uno estaría dispuesto a invadir el país de los dibus, si de verdad existiera. Pero, por desgracia, “lo que existe es la religión”,- como decía uno de los personajes de La buena Vida, -“y en su nombre se cometen las mayores atrocidades del mundo”, que es una definición casi perfecta del Barça actual y sus circunstancias.

Permitan que me despida parafraseando a un paisano y presidente, mientras me acuerdo de otro, en tan mala hora: lo entiendo, Josep Lluís; sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo.

 

 

Un comentario en “Vídeo Club Barcelona

  1. 03/11/2009 19:26

    Noelia, Nicolás y Carolina Marín Luque han localizado a su padre Nicolás Marín Ortiz gracias a Mundo Deportivo. Frutos de un primer matrimonio, estos tres hijos del que fue presidente de la Penya Barcelonista d’Abrera se enteraron de que su padre, al que no ven desde hace 30 años, reside en Sant Andreu de la Barca a raíz del artículo sobre la creación de la Penya Nicolau Casaus de dicha localidad, publicado en estas páginas. Nicolás Marín es el principal impulsor de esta nueva penya, de la cual la presidenta es su segunda esposa, María José Montserrat.
    Una vez obtenido el teléfono del padre, hace escasos días, Carolina ya ha hablado varias veces con él y próximamente habrá un reencuentro entre esta rama familiar y Nicolás Marín Ortiz, su segunda esposa y los tres hijos habidos en este segundo matrimonio: Nicolás, José María y Francisco, este último de menos de tres años.
    Preguntado sobre la razón de haber estado totalmente desconectado de los hijos de su primer matrimonio, Nicolás Marín explica que “el alejamiento se produjo por desavenencias, como las hay en tantas familias, pero yo ya he pedido perdón a mis hijos por teléfono por mi abandono con respecto a ellos. Ahora soy muy feliz porque al cabo de 30 años voy a volver a verlos. Y mi segunda esposa y nuestros hijos también están muy felices”. La próxima semana viajará a Balerma (Almería), donde residen los tres hijos y nietos que ha recuperado y se vivirá una escena digna del programa televisivo de años atrás ‘Quien sabe donde’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s